Queridos profesores, alumnos, familias, personal de apoyo…

Muy buenas tardes a todos,

Hoy asistimos al último día de este curso 2019/2020, un curso que va permanecer en nuestra memoria con más intensidad que cualquier otro de los que hasta ahora como familias, o como Institución hayamos vivido en la ya muy extensa trayectoria vital de este Colegio.

Hemos vivido, y aún estamos haciéndolo, una de las pruebas más duras y difíciles a la que nos hemos enfrentado como Sociedad, y también como como comunidad educativa. Nos ha tocado enfrentarnos al aislamiento, a la enfermedad, también a la preocupación por nuestros familiares y amigos, e incluso a algunas dolorosas despedidas, a la preocupación por nuestra salud, por nuestro trabajo, por nuestro futuro y el de nuestras familias…,

Ha sido y sigue siendo, una dura prueba a la que nos está sometiendo esta Pandemia.

Pero, a pesar de toda la dureza y complejidad a la que nos enfrentamos, a pesar de todo el dolor y el sufrimiento, reconforta ver cómo hemos reaccionado como Sociedad. Hemos visto miles y miles de pequeños y grandes gestos de ayuda y de adaptación a las circunstancias, en forma de donaciones, llamadas de apoyo, de mensajes de cariño, de personas que les hacen la compra a otras porque saben que no pueden salir… en fin, miles de gestos de infinita generosidad, en las que cada uno ha intentado dar lo mejor de sí mismo, y que nos han hecho mantener viva la esperanza, apreciar el valor de la solidaridad, de la fraternidad, del compromiso, de la cercanía a los más próximos, que nos ha dado, en definitiva, la oportunidad de comportarnos como la Gran Familia que somos en especial en nuestra Comunidad educativa.

En primer lugar, por el trabajo de los profesores, por el comportamiento ejemplar que han tenido durante todo el curso, ayudando a mantener rutinas y seguir la normalidad en nuestras casas. Y todo ello a pesar de que también tenían familiares a los que atender, enfermos de los que preocuparse y sus propios duelos y, sin embargo, nuestros hijos os han encontrado cada mañana al otro lado de la pantalla, dando ánimo, exigiendo, pero a la vez siendo flexibles, apoyándoles en lo académico en apariencia, pero, sobre todo, estando presentes en lo humano. Cada vez que os hemos podido ver o escuchar, nos ha admirado el cariño y vuestra infinita paciencia hacia nuestros hijos. No hay palabras suficientes para agradeceros el trabajo y el esfuerzo dedicado.

En segundo lugar, todo el personal el cole al que no vemos en las pantallas: secretaría, informática, administración, dirección, gabinete psicopedagógico… todos trabajando a una, dando apoyo para que cada cosa funcione, resolviendo los problemas que esta nueva manera de trabajar está generando. Sois eficaces, resolutivos y silenciosos. Sois estupendos. Sin vuestro trabajo constante, nada funciona.

Y tampoco ha sido un curso fácil para los alumnos, que a mitad del mismo se vieron obligados a romper con su rutina diaria de acudir a Cole, de estar con sus amigos, con sus profesores, de compartir recreos y bocadillos, de carreras, de risas y llantos, pero que también han sabido adaptarse, cambiar las clases presenciales por las que recibían a través de sus ordenadores o tablets, y ser capaces de prestar una atención y concentración mucho más difícil en estas circunstancias, y aguantar un confinamiento, que para los más pequeños, y no tan pequeños, muy  difícil de entender y sobrellevar, pero que lo han hecho.

Es también el momento de poner en valor y destacar el esfuerzo y compromiso de todas las familias que han/hemos tenido que realizar, para que todo siguiera funcionando, apoyando a los niños mientras se tele trabaja, se cocina, hacemos la compra y atendemos a nuestros mayores.

Un equilibrio difícil, sin duda, pero en el que se demuestra una vez más que somos capaces crecernos frente a la adversidad, transformando nuestras casas en gimnasios, talleres de pintura, despachos, o en el propio colegio…

En este día en el que finaliza el curso, desde la Asociación de Familias del Virgen de Europa queremos tener un recuerdo muy especial a todas las personas que han sido víctimas de la enfermedad y de sus familiares. Siempre van a estar en nuestra memoria. Y también mandar a todos y cada uno de vosotros un mensaje de agradecimiento y de ánimo:

¡Entre todos hemos superado este curso con nota!

No sabemos a qué nos tendremos que enfrentar en el futuro. No sabemos bien en qué condiciones va a comenzar o va a poder desarrollarse el curso que viene. Pero lo que sí sabemos es que lo afrontaremos todos juntos, como una Gran Familia, que contamos con un gran equipo de profesionales del Colegio Virgen de Europa, que con su equipo de Dirección al frente, que han sabido dar respuesta, y tendrán la necesaria capacidad de adaptación para seguir dándola en un futuro que hoy es incierto.

Y desde luego, van a contar con toda la ayuda y colaboración de las Familias y de su Asociación, para que entre todos superemos juntos cualquier reto que haya que afrontar.

¡Muchas Gracias a todos de corazón, y feliz verano!

 

                                                           José María Antón García

                                                           Presidente

                                                           APACVE

 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com