Esta actividad consistió en un teatro guiñol, impartido por Cristina Otero (madre de dos niños del cole) y María González. Las dos son psicólogas y trabajan desde hace años en rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental, personas que día a día tienen que superar muchas barreras para poder llevar una vida normalizada, y tratarán de acercar algunas de estas barreras a los niños y niñas, para transmitirles la importancia también de aceptar lo diferente.

El teatro consistió en un cangrejo llamado “Pinzas-locas” que tiene mal humor, suele picar con sus pinzas al resto de animales de la playa y enfadarse sin motivo, así que nadie quiere jugar con él; pero pronto descubrimos que ha tenido y tiene que superar muchas barreras para vivir, y cómo la aceptación de los demás aporta muchas cosas buenas a todos. Un guiñol en el que los personajes van hablando también con los niños, seguido de un pequeño coloquio-taller.

El teatro de títeres fue fantástico y el pequeño coloquio después de cada actuación fue muy enriquecedor. Los niños interpretaron el mensaje y participaron activamente. Fue una mañana productiva y el mensaje llegó a sus destinatarios: el cangrejo ‘Pinzas locas’ con una patita más corta y sus compañeros de travesía.

Los alumnos han aprendido que no pasa nada por ser diferente (si todos fueramos iguales serían un aburrimiento) y que hay que querer a las personas tal y como son.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com